sábado, 24 de enero de 2015

PREGUNTAS FRECUENTES



 PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE LOS TRABAJOS 
Las siguientes son las respuestas que ofrecemos a las preguntas más comunes que los consultantes nos han realizado:
PREGUNTA: “Quiero saber cuándo dura un trabajo”
RESPUESTA: Los trabajos de Luz, no tienen una duración uniforme ni específica, sino que cada trabajo va a depender de la consulta realizada. Depende, no solamente de la persona, sino también del tipo de trabajo requerido, y de la complejidad del asunto a resolver o a apuntalar, porque recordemos que no siempre se resuelven las situaciones con un trabajo de luz, sino que generalmente se apuntala o se energetiza a la persona para que cobre más fuerza y más valor.
PREGUNTA: “¿Cómo se realizan los trabajos de endulzamiento o trabajos de amor?”.
RESPUESTA: Lo que se llama comúnmente endulzamiento, que es propiciar una energía magnética o de atracción para ayudar a limpiar, estabilizar o mejorar la armonía entre una pareja, es un trabajo que mínimo tiene que ser de 7 días. Ahora, si hay dificultades graves en las parejas, pues podría durar hasta 21 días. Cuando hay separaciones muy difíciles, donde hay distanciamiento incluso de los cuerpos físicos de las personas entonces requeriría un tiempo mucho más prolongado.
PREGUNTA: “¿Qué garantía tengo de que un trabajo va a salir bien?”

RESPUESTA: Todos los trabajos de Luz tienen y no tienen garantía. Me explico: una garantía en términos de prueba física del efecto de algo, es difícilmente demostrable, pues estamos hablando de trabajos energéticos, de trabajos psíquicos, que pertenecen a una dimensión más sutil; por lo tanto la persona no puede obtener una garantía de este tipo.
La garantía que se ofrece está basada en el conocimiento de las leyes universales y en la fe de la persona que consulta. Desafortunadamente la gran mayoría de las personas desconocen cómo funcionan los trabajos de Luz, las energías, los elementos con los cuales se trabaja, o el magnetismo; o desconocen lo que tiene que ver con vibraciones, con leyes de la naturaleza como causalidad, atracción, o vibración… entonces no van a poder comprender que estos trabajos van a ser sí o sí efectivos, si se hacen adecuadamente, y la persona tiene capacidad magnética, pues van a poder generar un efecto correspondiente a la movilización de esas energías. El tener ese conocimiento ya nos da una certeza de efecto positivo en cualquier trabajo que se efectúe.
En cuanto al componente de la fe, también es garantía porque cuando la persona tiene dudas, desconfía o tiene muchos temores, está generando un cierre en ese portal, o en ese canal que se intenta abrir para que el consultante sea el receptáculo de esa energía que se le está enviando. Es decir, mayormente uno trabaja para movilizar ciertas energías, pero si la persona no tiene fe, o sea la capacidad de tener certeza de curación, certeza de sanación… predisposición, apertura mental, positivismo, para que ese trabajo pueda darse y la energía pueda ser recibida- porque lo que se hace es un envío de energía-, difícilmente se logrará el objetivo de

resolución, pues siempre se requiere de un buen receptor cuando se hace un trabajo de luz; y para que algo sea receptivo tiene que estar abierto. Pues bien, la fe lo que genera es esa apertura, esa recepción, ese espacio en el que esa energía va a estar alojada, y va a facilitar el movimiento de esa fuerza para que puedan darse las cosas.
Se aplica el mismo principio de la ley de atracción, en la cual las personas crean y generan su ambiente. Lo que se hace con el trabajo de Luz es apuntalar eso, aumentar la vibración de una manera externa, pero si la persona sigue en su núcleo cerrada, con la mente puesta en que no se va a solucionar el problema, con temores de que esto no va a funcionar, con temores de que no va a poder seguir adelante, y sigue creando una contrafuerza de esa energía positiva que se le envía, pues va a ser mucho más complejo un efecto, o un resultado positivo, especialmente si la energía negativa creada por el consultante es demasiado fuerte.
PREGUNTA: “¿Cómo sé yo que si le pago, Ud. me realizará el trabajo?”
RESPUESTA: De la misma manera en que se sabe que un médico, por ejemplo, responde a su paciente con un tratamiento luego de cobrar sus honorarios, porque es su trabajo y de eso vive… Lo mismo pasa con cualquier profesión.
¿Cómo sé yo que el médico me va a curar?; si dudo de la curación, entonces ¿por qué voy a la cita?, ¿por qué me arriesgo a tomar medicamentos y realizar cosas que tal vez no me ayuden?… ya que, entre otras cosas, se sabe que no todos los medicamentos ni todos los tratamientos médicos son eficaces. Y aún así la gente tiene una fe, y ha puesto su razón en que eso los va a sanar sí o sí, y muchas veces se sanan por efecto placebo o autosugestión.
Entonces, si confiamos en la medicina o en cualquier otro servicio que nos presten, ¿cuál es la razón para no confiar en un trabajo espiritual, energético o psíquico?; simplemente porque lo último está catalogado como algo no tangible, y suele ser difícil ver el efecto en lo físico claramente: si tienes un dolor de cabeza y se te va, crees en la pastilla; pero si lo que se te va es un mal estado anímico o vuelves a reconciliarte con tu pareja, creerás que fue el destino o las circunstancias. Por otro lado hay una gran desconfianza en estos terrenos del manejo de energías y demás. La gente lleva años creyendo en la medicina biológica, que muchas veces no tiene efectos positivos, y aún así tiene fe en ella, mientras que apenas –digamos que relativamente hace poco- intentamos recobrar la fe en terapias alternativas, algunas etiquetadas con el término “esotérico” u “oculto”, que no son otra cosa que el conocimiento asociado a los movimientos de energías y al manejo de habilidades psíquicas, propio de los trabajos energéticos o de Luz –como los llamamos nosotros.
Estos factores hacen que la gente tenga menos fe, pero es importante que se den cuenta que es exactamente lo mismo. Incluso nos atrevemos a decir que es mejor el trabajo a nivel espiritual, porque estamos entrando a la raíz de la sanación; no estamos hablando de curarte un efecto físico, una consecuencia material de algo profundo que es una enfermedad, sino que estamos hablando de cortar con ciertas circunstancias que a la larga se van a convertir en enfermedades también, porque todo se plasma en lo físico; pero que en el momento, aunque no sean tangibles, son tan reales como

una enfermedad, de hecho son enfermedades del alma, son situaciones que no se resuelven con una pastilla, sino que se requiere de un trabajo interior, se requiere de movilizar energías, de varias cosas, que para lograrlo exigen de una preparación. Por eso la realización de un trabajo de luz requiere de que el operador estudie y se prepare debidamente, de la misma forma en que un profesional se prepara para ejercer su labor; y por ello, como este último, tiene total derecho a recibir una retribución por su servicio, un pago que de hecho, no es solo para sí mismo, como si pasa en otras profesiones donde solo interesa la supervivencia, sino que también está a favor de quien realiza la retribución, porque la energía en forma de dinero que se pone en un trabajo de Luz, es energía que siempre retorna al consultante.
Estar seguro de que un Trabajo será realizado, y además estará bien hecho, es un acto de fe donde interviene el nivel de confianza del consultante hacia el operador.
PREGUNTA: “Por qué tengo que pagar anticipado?, prefiero pagar después para asegurarme de no ser estafado, como me pasó antes, muchas veces.”
RESPUESTA: Hay un caso muy particular, que nos ha sucedido reiteradamente, y es el caso de la persona que finalmente se sana o resuelve su conflicto, y que al final nos dice “no, es que yo como voy a estar seguro de que fue Usted, y no fue Dios, o fue la vida, el destino, o yo mismo”… cuando el efecto o el cambio es bastante evidente. De hecho es más común que la persona que se compromete a pagar después de ver resultados, se niegue al pago posterior del tratamiento porque ellos creen, o consideran, que nosotros no intervenimos en absoluto.
Esto es algo que, además de que es un acto injusto, acarrea también karma para la persona que lo ejecuta, porque compromete su palabra y luego se retracta con una justificación semejante; dicha acción trae un efecto negativo para ella misma. Por eso en esos casos, siempre se explica que dar algo antes de recibir implica abrirse, para que después se pueda tener el espacio para recibir la energía determinada, o el efecto necesario de un trabajo; esta es la razón principal por la cual se cobra antes y no después, no solamente porque el operador o ejecutante evita algún tipo de confusión, o estafa, - ya que es posible que un consultante por su lado finja no haber recibido ningún beneficio y evada el pago de esta manera, lo que significa que también el operador está expuesto al mismo riesgo- sino también porque el consultante se va a beneficiar mucho mejor de eso, energéticamente hablando.
En cuanto al efecto del trabajo de luz, no es sencillo asegurar de que sea producido 100% por el operador, o que sea el consultante mismo, porque siempre se requiere de la apertura y colaboración de este último; pero sí se puede ver a través del efecto lógico y relativamente rápido del cambio de las circunstancias; porque si durante varios meses alguien estuvo tratando de cambiar una situación y no lo consiguió solo, y de repente gracias a un apoyo espiritual, a un trabajo energético o de Luz, se logró revertir de una manera inesperada la situación, pues no podemos decir que no es el Trabajo, es algo que es muy fácil de ver. Si una persona quiere negar esta evidencia, es otra cosa, es simplemente su evasión, y en vista de que operó bajo la premisa de mínimo esfuerzo o del autoengaño, la permanencia de su nuevo estado es dudable.
Por otro lado aclaramos que una buena parte del dinero solicitado previamente para un trabajo de luz es invertido en el material (elementos como velas, resinas, esencias, etc) que deberá usarse para facilitar la canalización y envío de energías de acuerdo a la ley de correspondencia, un costo que no debe ser asumido por el operador sino por el beneficiario, marcando de esta manera la intención de dichos elementos.
En conclusión, la energía que está dando un consultante es la forma de abrirse dentro de la ley de causa-efecto para que la ley se ejecute. Una persona que no ofrece ningún tipo de retribución energética, en este caso económica, para realizarse un trabajo, no va a tener el mismo efecto que alguien que sí aporta o entrega algo de sí para poder recibir el efecto consecuente, que también es energía, para la sanación o para alguna resolución de conflictos. Es necesario que el consultante haga un aporte en beneficio de él mismo, no tanto para el ejecutante; y si la persona resultó estafada con anterioridad es porque de alguna manera atrajo mentalmente, casi siempre de manera inconsciente dicha situació , a través de miedos, dudas y baja estima, una experiencia de aprendizaje que no tiene porqué limitar futuras elecciones de ayuda espiritual más correctas y honestas.
PREGUNTA: “Si todo es acción y reacción, y todo lo que nosotros damos se nos devuelve, ¿por qué tengo que pagar un Trabajo, por qué Usted no lo puede hacer gratis y beneficiarse de las consecuencias?”

RESPUESTA: Es la misma situación que pasa con el médico, o con cualquiera que brinde su servicio, ¿por qué ellos no cobran gratis, si prestan un servicio que les será compensado?; si un médico está sanando una persona, y es de buena voluntad, ¿por qué no cobra gratis?. Pues simplemente porque de la misma manera en que una persona se prepara para aprender algo, un conocimiento, y recibe su retribución por el servicio que presta gracias a ese conocimiento adquirido, es el mismo caso con cualquier trabajo, así tenga la etiqueta de espiritual. Hasta un sacerdote recibe la retribución de lo que hace, porque el sistema está organizado para que no se muera de hambre, para que tenga unos aportes aunque sea por medio de los feligreses, o el 10%, que llaman el famoso diezmo en algunas religiones; todo recibe una retribución, incluso desde los planos espirituales, o las intenciones espirituales. ¿Quién podría imaginarse a cualquier persona que preste un servicio, justificando el no pago de los gastos cotidianos como alimentación, renta, etc, solo porque nunca cobra por su trabajo? Se tildaría no menos que de loco.
Y cabe recordar que realizar un Trabajo de Luz es prestar un servicio también, y quien lo ejecuta también tiene justa razón de recibir retribución de tipo económico porque, como hemos explicado previamente, el dinero es energía, y la energía se intercambia: hay que dar para recibir.
Además de que toda persona merece la retribución a su labor, es importante recordar que, para que el consultante pueda salir beneficiado, no puede quedarse de brazos cruzados, pues no se cumpliría en él mismo la ley de causa efecto. Si la persona no genera algo o ayuda a crear su nueva situación mentalmente, y deja de poner su propia energía para ello, los efectos no se cumplirán en él plenamente, solo de manera parcial. Un operador que pone su propia energía para alguien, a la larga siempre recibe más por su buena obra, ya que vibrará en positivo atrayendo para su propia vida lo que ayudó a generar; pero esto sería de alguna manera una acto de egoísmo, pues lo que se intenta en un Trabajo de Luz es utilizar la energía del consultante y enfocarlo hacia la solución de sus propios problemas, así como activar su propio potencial para que pueda por el mismo salir adelante o mantener su nuevo estado. Abonar buen karma a través de actos sin interés debería hacerse en casos muy especiales, cuando las circunstancias nos conduzcan a ello, o el beneficiado carezca de la capacidad de entregar su energía o hacerse cargo de sus actos, y esto es un ejercicio de discernimiento del operador; mientras que hacerlo siempre y sin equilibrio, no solo evade la responsabilidad consigo mismo , sino que encubre la necesidad de sentirse un mejor ser humano, disfraza el rol de superioridad y esconde el verdadero interés de recibir retribución espiritual por los actos, además de alejar al consultante de su parte de responsabilidad sobre su propia situación robándole el mérito que pueda alcanzar por su cuota de esfuerzo.

En resumen, si el consultante está dispuesto a poner su parte, es decir su cuota de energía y esfuerzo, finalmente, el trabajo tendrá frutos más satisfactorios y positivos, y seguramente sentirá que su aporte ha representado el sello de que lo realizado a través de un operador, realmente ha sido el resultado de su propia voluntad e intención.

sábado, 28 de septiembre de 2013

¿SABES QUE ES LA MAGIA RITUAL?



La Magia Ritual es la aplicación de las técnicas del Ocultismo para el manejo de las energías de la naturaleza con el fin de influenciar las acciones cotidianas y los procesos humanos.
Muchas de las técnicas que actualmente se utilizan para la sanación energética de las personas tales como el uso de piedras, colores y luz, magnetismo, etc. eran consideradas en la antigüedad como parte de la Magia Ritual y de la Hechicería practicada por grandes magos y sabios. Estas técnicas han pasado del terreno ocultista al terreno científico, pero aún la ciencia no termina de dar explicación a muchas otras técnicas rituales que siguen siendo dando su efecto sanador y cambiando de manera efectiva la vida de muchas personas.
La razón por la cuales la Magia Ritual sigue siendo una vía confiable y útil para lograr cambios radicales y de raíz en la vida cotidiana es porque trabaja mejorando o cambiando las energías invisibles que toda persona posee o adquiere, energías a las que podemos llamar influjos energéticos.

Clasificación de los influjos energéticos




AUTOGENERADOS
EXTERNOS
INCONSCIENTES
EXTERNOS
CONSCIENTES
Generación propia de pensamientos y emociones que cargamos energéticamente en nuestra aura (formas mentales con contenido emocional)
Dirigir la energía de dichos pensamientos y emociones hacia un tercero a al ambiente sin tomar conciencia del acto en sí o de sus efectos
Proyección intencionada de la energía  propia o de otras entidades para un fin determinado, en ocasiones a través de rituales o procedimientos.












¿QUÉ ES UN RITUAL?


Un ritual es un conjunto de procedimientos simbólicos o ceremoniales  destinados a la activación de las fuerzas dormidas del inconsciente y/o a la conexión de la conciencia del operador con la energía de otras entidades. Su finalidad es el dominio de las fuerzas de la Naturaleza que funcionan tanto interna como externamente en el individuo.
También puede definirse como una acción particular realizada de manera consciente y con un sentido trascendente que rompe con el automatismo cotidiano y permite recordar nuestro origen sagrado y nuestra permanente conexión con la Naturaleza, Yo Superior,  los Guías Espirituales o la Divinidad. En este sentido se logra la captación intuitiva  de las Leyes de la Vida para el “saber obrar” que representa la base de la Magia Alquímica o Trascendental.
Es un impulso evolutivo el ir despertando progresivamente nuestro poder interno humano y actuar de acuerdo a lo que nos corresponde. Sin embargo no todos los seres humanos pueden alcanzar dicho estado de Magia Interior para solucionar de manera oportuna sus conflictos personales y por ello, la práctica del ritual simbólico energético solicitado como una ayuda externa por un practicante de la Magia Ritual, es decir, el trabajo realizado a través de elementos de la naturaleza tales como el fuego, el agua, piedras y minerales, y los elementales de plantas y animales entre otros medios, sigue siendo un método que nos permite activar aquellos poderes personales que en la mayoría permanecen dormidos.

La fuerza de un ritual simbólico energético depende de dos factores principales:
1.         El desarrollo psíquico del operador (potencial despierto del Mago Ritualista)
2.         La apertura del beneficiario o vulnerabilidad del afectado.

Los pensamientos y las emociones son energías creadas y proyectadas que pueden afectarnos y afectar nuestro entorno.





sábado, 4 de diciembre de 2010

BOLSA ENERGETICA QUARESMA

(DISPONIBLE PARA ARGENTINA)

La Bolsa Energética Quaresma, es un amuleto de primer orden espiritual, que trabaja con el biorritmo del cuerpo del portador, dando protección contra daños, envidias, maleficios, ataques psíquicos, y potenciando las capacidades de atracción de las energías cósmicas, sean estas de amor, trabajo dinero, salud, resolviendo problemas de pareja, peleas, retornos, unión de las parejas, mejorar la relación, en problemas de dinero, de trabajo y suerte es una gran ayuda, sosteniéndolo en la mano derecha, persignándose e invocando nuestro guía y al cacique chamánico que trabaja con estos elementos a través de Dios, y siempre a través de el podemos ayudarnos y ayudar a nuestro ser amado en cualquier problema.
Este amuleto se carga a nombre y fecha de nacimiento de la persona quedando activado de por vida, no se descarga pues trabaja con la energía de la persona, y solo se desconecta cuando esta muere.
Cualquier problema sea espiritual, mental, de amor, de dinero, de salud, de trabajo, de estudios,  puede ser solucionado para quien porte esta reliquia con fe.
Es una reliquia chamánica única, y es obradora de milagros, ya son muchas las personas que lo portan y que se han visto beneficiados, en problemas espirituales, en juegos de azar, en ganancias, en amor y en pareja.
Protéjase y proteja a los suyos con la Bolsa Energética Quaresma.
Para pedidos responder contactarme por email, colocando nombre completo, fecha de nacimiento y foto reciente, y pedir por el objetivo que quiere lograr, ya sea si es amor, dinero, salud, trabajo, estudio.